Madrid, 01/03/2019. El Gobierno aprobó en uno de los últimos Consejos de Ministros de la actual legislatura un Real Decreto con varias medidas tendentes a lograr la plena igualdad de oportunidades y derechos entre hombres y mujeres. Entre ellas, se encuentra la ampliación del permiso de paternidad, una medida que ya estaba recogida en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que no fue aprobado y que el Ejecutivo ha decidido sacar adelante tramitándola de esta forma.

La ampliación del permiso de paternidad, que ahora deberá ser refrendada en el Congreso, se hará de forma progresiva hasta alcanzar, en el plazo de tres años, las 16 semanas que tienen las mujeres por maternidad. Así, en 2019 los hombres contarán con 8 semanas de permiso por nacimiento o adopción de un hijo; en 2020 los padres pasarán a tener 12 semanas y en 2021, los padres dispondrán de una baja de paternidad de 16 semanas. El permiso de paternidad de 8 semanas se empezará a aplicar a partir del 1 de abril, según recoge el decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado el 7 de marzo (Ver BOE).

Pendiente de ser convalidado o rechazado

El RDL 8/2019 de medidas urgentes de protección social y de la lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, establece que hasta el 1 de abril la prestación de paternidad permanecerá como hasta antes de la reforma y que los tiempos en los que se aplique la reducción de jornada por cuidado de lactante (o por cuidado de menor) computarán de cara a las prestaciones como si se hubiera mantenido la jornada normal (Disposición transitoria tercera).

De cualquier modo, hay que esperar a que el decreto que regula el permiso de paternidad pase todos los trámites antes de ser convalidado o rechazado.

Cuidado de familiares con discapacidad o dependencia

El Gobierno ha aprobado otras medidas enmarcadas también en su compromiso con la igualdad, como la posibilidad de que las mujeres que han dejado de trabajar por cuidado de un familiar con discapacidad o dependencia, puedan darle continuidad a su cotización y no sufran discriminación a la hora de cobrar la pensión. Ello se hará a través de “la recuperación de la financiación de las cuotas del convenio especial de los cuidadores no profesionales de las personas en situación de dependencia a cargo de la Administración General del Estado”, según ha informado el Ejecutivo.

La vicepresidenta del Gobierno ha explicado que existe una gran brecha en las pensiones de hombres y mujeres, que ha situado entre los 300 y los 370 euros, debido a esa interrupción de la actividad laboral de muchas mujeres. Ha asegurado que el grueso de las personas que se dedican al cuidado de familiares son mujeres, que están siendo discriminadas económicamente por atender a familiares que necesitan de los cuidados de una persona, cuando en realidad deberían tener el reconocimiento y agradecimiento de la sociedad por la labor que están desempeñando.

Fuente: FEFN y AGAFAN